Buenavida

Resiliencia




Por Gladys D. Hernández Santiago






 Identifica tus fortalezas:La resiliencia es la capacidad de enfrentar la adversidad, manejarla y salir transformado de ella.


Este concepto ha sido utilizado en la psicología para dar cuenta de un fenómeno bastante común entre los niños, jóvenes, adultos y envejecientes expuestos a escenarios de privación, pobreza, violencia y abuso. Estos escenarios son factores de riesgo para el desarrollo de conductas no aceptadas socialmente. Sin embargo, investigaciones recientes confirman que los factores de protección (como contar con personas significativas, tener y que otros tengan altas expectativas sobre sí mismo y oportunidades de participación significativa en su entorno) predicen mejor el desarrollo de la resiliencia. 

Mitos 
Existen muchos mitos alrededor del concepto resiliencia. La idea de que algunos seres humanos son resilientes y otros no es incorrecta. La resiliencia es parte del proceso de adaptación de los seres humanos, por lo que es el entorno en el que se desarrolla un sujeto el que potencia o no el desarrollo de esta capacidad. Otro mito sobre la resiliencia sostiene que los niños y niñas son resilientes hasta que empiezan a entrar en el periodo de la tardía adolescencia y la adultez. Todos los seres humanos tenemos el potencial de ser resilientes, igualmente, tenemos la posibilidad de cambiar estilos y características. Por lo tanto, la resilienica es una capacidad humana que está presente a lo largo de todas las etapas de la vida.

Desarrollarla
Sentirte acogido y seguro te ayuda a desarrollar resiliencia. Las investigaciones señalan que la escuela, el grupo familiar y la comunidad geográfica son contextos privilegiados para el desarrollo y fortalecimiento de la resiliencia en un sujeto. Para desarrollar tu potencial resiliente necesitas poder dar respuesta a las siguientes oraciones: Yo soy...; yo tengo..., y yo puedo... La oportunidad que tienes de reflexionar y evaluar lo que eres, lo que tienes y lo que puedes lograr te permite estar siempre en clave de resiliencia. No siempre es posible predecir cuándo la adversidad tocará tu vida. El autoconocimiento, la autoreflexión y el establecimiento de expectativas son tres destrezas que te ayudarán a estar preparado para asumir una situación adversa en tu vida.

El día a día 
En la cotidianidad, la resiliencia te permite identificar maneras creativas y distintas de cumplir con tus compromisos y satisfacer tus necesidades, fortalecer tu concepto de ti mismo, establecer redes y vínculos con otras personas y hasta hacer comunidad. Así, una persona que se levanta en la mañana para comenzar la rutina diaria y se enfrenta a la situación de que no tiene energía eléctrica o servicio de agua en su casa, que el servicio de transportación pública está en paro, y debe estar a tiempo para una reunión importante en la escuela de su hijo o hija potencia su resiliencia cuando en lugar de llamar y cancelar la reunión, identifica otra manera de llegar o llama y propone otra forma de reunión (por teléfono, por ejemplo). 
Una persona utiliza su resiliencia cuando al descubrir que tiene una enfermedad que puede acortar su vida decide educarse sobre la afección, reordenar sus prioridades, realizar ajustes en el uso de sus recursos y estilo de vida e identificar una red de apoyo. Cuando ante los efectos adversos de un fenómeno natural una persona actúa con rapidez, notifica a las autoridades pertinentes, se deja asistir pero no se convierte en una carga para otros, trabaja con sus pensamientos y emociones para darle una justa perspectiva a la situación, está haciendo uso de su potencial resiliente.

Escucha 
Identifica tus fortalezas y trabaja con tus áreas de necesidad. Escucha a otros, reconoce la importancia de otros en tu vida y déjaselo saber, delega y comparte tareas en casa y en la comunidad. Déjale saber a otros cuáles son tus sueños, tus metas. Igualmente, sueña acerca de los logros que las personas significativas en tu vida crees que pueden alcanzar. Así estarás contribuyendo a la construcción de un ambiente acogedor y seguro, apropiado para el desarrollo de tu resiliencia y la de los que te rodean.

La autora es psicóloga social comunitaria. Si deseas más información, puedes contactarla en la siguiente dirección de correo eléctronico: hdzsantiago@yahoo.com.




No hay comentarios:

Publicar un comentario