Buenavida

Leyendo tu nutrición



Las etiquetas de los alimentos

 

buenavidaDigital


Cuando éramos cavernícolas, comíamos según apretaba el hambre, siguiendo ese primer instinto que ejercimos una vez entramos a formar parte de la Humanidad. Entonces se descubre el fuego, la agricultura, y la ciencia y arte de la cocina fue adornando la necesidad con el gusto.

Sin embargo, comer por salud no fue un gran "issue" hasta hace cerca de 50 años, más específamente hasta la década de 1960, que se convirtió en importante qué componía lo que constituía nuestra comida. Cerca de 20 años después este principio tomó cuerpo de ley, exigiéndose, en la mayoría de los países a las empresas fabricantes de alimentos que publiquen qué exactamente es lo que el consumidor está a punto de echarse al cuerpo. Así fue que nació la famosa etiqueta, que hoy te ayudamos a entender mejor su lectura.

Serving Size (porción): 


Esta es la unidad por la que se establece todo el volumen de lo que estás consumiendo. Acuérdate que si esas porciones las consumes al doble, así mismo debes sumar todo cuanto dice en la etiqueta.

Calories (calorías) y Calories from Fat (calorías de las grasas): 


Necesitamos alimento para vivir porque es nuestra fuente de energía, y medimos la cantidad de energía en los alimentos en unidades denominadas «calorías». Existen tres tipos diferentes de nutrientes que suministran energía: hidratos de carbono, proteínas y grasas. Cada gramo de hidrato de carbono o proteína equivale a 4 calorías de energía y cada gramo de grasa equivale a 9 calorías de energía.

Aquí hay que tener cuidado, porque los gramos de grasa pueden almacenarse en tu cuerpo como lo mismo, aumentando el volumen de tejido adiposo. Al día, sólo de un 10% a un 30% de las calorías totales deben ser proporcionadas por las grasas.


% Daily Value (porcentaje de la cantidad diaria recomendada): 


Para muchos de los nutrientes detallados en la etiqueta (grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales) se ha establecido un consumo diario recomendado.

A veces puede ser difícil consumir suficientes vitaminas, minerales y fibra alimenticia (un hidrato de carbono sano), pero nuestro objetivo deber ser consumir el 100 % de la cantidad diaria recomendada.


Esto sirve en dos direcciones, por un lado te ayuda a saber qué nutriente vital te está faltando, y por el otro a detectar si hay algún componente que estés consumiendo demás (como por ejemplo, grasa y sodio).
La cantidad recomendada de grasa saturada y colesterol es en realidad la cantidad máxima que se debe comer. No son elementos necesarios en la alimentación y por lo tanto se debe tratar de consumir menos del 100 % de la cantidad diaria recomendada.


Desde enero de 2006, todas las empresas alimenticias deben también indicar la cantidad de grasas trans de los productos alimenticios que contengan más de 0,5 gramo de grasas trans por porción. Esto lo dice en un renglón aparte, debajo de las grasas saturadas (Saturated Fat).

No hay comentarios:

Publicar un comentario