Buenavida

Proteínas, grasas e hidratos de carbono



 

 
Foto: latinofitclub.com  



 

 

Protagonistas de la pirámide alimentaria

  Oyes hablar de ellos, son estrellas que protagonizan la saga más importantes del cine alimentario, La  pirámide alimentaria, pero, ¿sabes cómo aportan para ti?

Los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas proporcionan el 90% del peso seco de la dieta y el 100% de su energía. Los tres proporcionan la energía (medida en calorías), pero la cantidad de energía por gramo es diferente: 4 calorías por gramo de hidratos de carbono o proteínas y 9 calorías por gramo de grasa. Estos nutrientes también se diferencian en la rapidez con la que se consume la energía. Los hidratos de carbono son los más rápidos, y las grasas son los más lentos.

Y cada una hace algo por ti.

Proteínas
La importancia de las proteínas es tal que la totalidad de las funciones biológicas que son desempeñadas en cualquier organismo vivo son realizadas por las proteínas. Son esenciales para el crecimiento. Ni las grasas ni los hidratos de carbono las pueden sustituir, por no contener nitrógeno. Proporcionan los aminoácidos esenciales fundamentales para la creación de tejidos. Son materia prima para la formación de los jugos digestivos, hormonas, proteínas plasmáticas, hemoglobina y enzimas. Actúan como catalizadores biológicos acelerando la velocidad de las reacciones químicas del metabolismo. Actúan como transporte de gases como oxígeno y dióxido de carbono en sangre (hemoglobina). Actúan como defensa; los anticuerpos son proteínas de defensa natural contra infecciones o agentes extraños. El colágeno es la principal proteína integrante de los tejidos de sostén.

Grasas
Las grasas constituyen una verdadera reserva energética, ya que brindan 9 KCal (Kilocalorías) por gramo. Tienen una función en la construcción del cuerpo, dado que forman parte de todas las membranas celulares y de la vaina de mielina de los nervios, por lo que podemos decir que se encuentra en todos los órganos y tejidos. Actúan como el aislante de un cable en el sistema nervioso. Trabajan también dando transporte a ciertas proteínas y siempre dan sabor y textura a los alimentos. Protegen contra la ateroesclerosis y contra el envejecimiento de la piel.


Hidratos de carbono
Son el combustible del cuerpo. Y es que aportan 4 calorías  por gramo de peso seco. Una vez estos cubren las necesidades energéticas, una pequeña parte se almacena en el hígado y músculos como glucógeno. El resto se transforma en grasas y se acumula en el organismo como tejido adiposo.
Se suele recomendar que como mínimo se efectúe una ingesta diaria de 100 gramos de hidratos de carbono para mantener los procesos metabólicos. Si el aporte de hidratos de carbono es insuficiente, se utilizarán las proteínas para suplir energía, relegando su función en la creación de tejidos.


Y es por esto que ninguna de las tres deben faltar en tu mesa. Así que no creas los cuentos de camino que las envilecen y estate pendiente solamente de que estén en las proporciones correctas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario