Buenavida

Omega-3

Esa buena grasa



Foto; iherb.com

buenavidaDigital/ Por: Amnellys Rivera


El cerebro está mayormente compuesto de eso, casi se puede decir que es su materia prima. Puede hacer que tus vasos sanguíneos dañados tengan una nueva vida, prácticamente rejuvenecida.

Cuando se dice grasa, se habla de un monstruo destinado a matarte desde adentro, a dañar tu figura y a provocarte acné y hacer de tu cabello un asco.
Y la grasa es tan vital y necesaria, pero no toda. Por eso podemos hablar de grasas malas y buenas. Y una buena es aquella que encontramos mayormente en el pescado conocida como omega-3.

Los ácidos grasos omega-3 (ácido linoleico) son un tipo de grasa, perteneciente a ese grupo conocido como las poliinsaturadas. Lo que quiere decir este término es que en su composición no hay átomos de hidrógeno, que les sirve de enlaces de energía. Esto lo que implica hablando en español es que es una grasa más fácil de metabolizar sin que se acumule tanto en muchos tejidos, y, sobre todo, sin que haga daño a los vasos sanguíneos.

Beneficioso para tu salud



Foto; iherb.com
 El organismo necesita el ácido graso omega-3 para funcionar de manera óptima. Entre los procesos con que colabora, se encuentran la formación de las membranas celulares, la de diferentes hormonas, el funcionamiento del sistema inmunológico, la formación de la retina, el funcionamiento de las neuronas y toda transmisión química en el organismo.

Se ha comprobado además que la ingestión de ácidos grasos omega-3 representa una serie de beneficios para el sistema circulatorio. Estudios realizados en Japón, que tienen su fuente principal de alimentación en el pescado azul, muy rico en omega-3, demostró que los habitantes de esta nación tienen un índice de enfermedades circulatorias más baja.
Igual pasa con los esquimales cuya dieta se basa en pescado azul o en carne de foca, que se alimenta principalmente del primero.

La ingestión de alimentos ricos en ácido linoleico ayuda a bajar los triglicéridos, disminuye el colesterol, previene la formación de coágulos en las arterias y disminuye la presión arterial. En general, fluidifica la sangre y protege contra los ataques cardíacos, apoplejías, derrames cerebrales y anginas de pecho.

También puede proteger contra la aparición de ciertos canceres, especialmente el cáncer de colon, próstata y mama. Además puede reducir el tamaño de los tumores.

En fin, una grasa buena…

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario