Buenavida

Problemas en la piel

Foto: salud.facilisimo.com

A flor de piel


La piel es una pantalla al exterior de las emociones y uno de los órganos más afectados por el estrés. La piel es un órgano que expresa emociones, que habla de lo que sucede debajo de ella, de tal modo que es también un inequívoco reflejo de salud, bienestar y del mismo modo de ansiedad, depresión o de otros problemas psicológicos.
Todas las emociones se expresan en la piel. La vergüenza, el miedo, el dolor, el odio, "los nervios" y a veces, cuando la piel se enferma, la causa tiene que ver con cuestiones emocionales y de esta manera, lo que ocurre es que las personas, en forma inconsciente, "usan" la piel , --visible a todos--, para pedir ayuda.
Al mismo tiempo y ya que es la "carta de presentación individual", es evidente que el aspecto influye notablemente en las emociones y la salud mental del individuo, así como en los vínculos interpersonales que establezca.
La estrecha relación entre piel y mente ha originado el término psicodermatosis, el que se refiere a los padecimientos cutáneos que surgen a consecuencia de alteraciones emocionales o psicológicas, aunque los límites del concepto se han ampliado.
Por ejemplo, es cierto que algunos padecimientos se deben a una predisposición genética, pero factores generadores como la ansiedad, violencia, desempleo, periodos de exámenes y crisis personales son disparadores de los síntomas.
Así, acné, alopecia areata, caída del cabello, dermatitis atópica, hinchazón relacionada con alergia, psoriasis, irritación, enrojecimiento y descamación, vitiligo, falta de pigmentación y muchas otras afecciones suelen aparecer o empeorar con la tensión.

El círculo vicioso




Foto: salud.facilismo.com

El cambio en la apariencia física de las personas genera aislamiento, irritabilidad, ansiedad, depresión, rechazo y en casos extremos, ideas suicidas. Esto puede empeorar los síntomas de la afección, creando un círculo vicioso. Un caso común se observa en los adolescentes afectados por acné severo en quienes su carácter puede tornarse retraído y agresivo, lo que les dificulta la relación interpersonal en un periodo clave de la vida.
En la edad adulta, los problemas cutáneos también son obstáculo para los vínculos sociales y afectivos. De hecho, la forma de vestir y la actividad sexual pueden limitarse de manera importante por algún problema en la piel.

Los recuerdos





Foto: salud.facilisimo.com
Las llamadas memorias corporales son formas de recordar sucesos traumáticos a través de la piel. En esos casos, las sensaciones cutáneas son simbólicas de las sensaciones traumáticas padecidas en la infancia como castigos, abusos sexuales y corporales. También existen asociaciones entre urticaria y ataques de pánico o entre pesadillas e hiperhidrosis, exceso de transpiración o entre lesiones autoproducidas y desórdenes de la alimentación.
Así, los temas más profundos y complejos del funcionamiento del organismo también son una cuestión de piel. Por ello, es necesario que el tratamiento de estas afecciones sea multidisciplinario, de modo que además de la administración de medicamentos, se debe ayudar a la persona a disminuir las causas de estrés, con la indispensable exploración de los profundos motivos psicológicos que puedan aumentar las repercusiones cutáneas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario