Buenavida

La gota



Redacción/Buenavida

 
Foto: www.zonamedica.com



Una de las más dolorosas formas de artritis

Lo que conocemos como la gota es un mal que afecta las articulaciones, y se da debido a la acumulación de ácido úrico en el cuerpo. Este se acumula en forma de depósitos de cristales, en las articulaciones, y, por lo general, en el dedo gordo del pie. Pueden también aparecer como bultos debajo de la piel, o como cálculos renales. 

Puede causar dolor, inflamación, enrojecimiento, calor, rigidez en la articulación, y, además del dedo gordo del pie, puede afectar el arco, los tobillos, los talones, las rodillas, las muñecas, los codos y los dedos de la mano.

Este trastorno puede presentarse debido a situaciones estresantes, al abuso del alcohol o drogas, o debido a otra enfermedad. Los primeros ataques por lo general se mejoran dentro de un periodo de tres a 10 días, aun sin que se inicie un tratamiento. Puede ser que el próximo ataque no ocurra hasta meses o años después.


Causas
El ácido úrico se produce por la descomposición de unas sustancias llamadas purinas, que están presentes en todos los tejidos del cuerpo. También se encuentran en muchos alimentos, tales como el hígado, las habichuelas, guisantes secos y en las anchoas.


Por lo general, esta sustancia se disuelve en la sangre, pasa por los riñones y sale del cuerpo en la orina. Sin embargo, el ácido úrico puede acumularse en la sangre cuando la cantidad aumenta, los riñones tienen una capacidad de eliminación insuficiente, se ingieren demasiadas purinas.


Tratamiento
Entre los distintos tratamientos para esta dolencia podemos encontrar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE); corticosteroides, como la prednisona; colchicina, un fármaco que inhibe la división celular.

Las personas que padecen este mal, a fin de evitar nuevos episodios, deben evitar los alimentos ricos en purinas, tomar bastante agua, hacer ejercicio regularmente y mantener un peso saludable.
Se debe preguntar al médico cómo se puede perder peso sin riesgos. La pérdida de peso rápida y extrema puede aumentar la concentración de ácido úrico en la sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario