Buenavida

Higiene en el hogar


buenavidaDigital





 
Foto. crecerfeliz.com

Algo que debe ir más allá de lo estético


Cuando se habla de una casa limpia, pues bien, imaginas esos pisos relucientes, todo prístino y oloroso. Y, pues, muy bien, pero aunque las posibilidades de hallarte un grupo de ratas jugando cartas en tu casa prácticamente no existan, esto no quiere decir que la limpieza de tu hogar esté completa, porque, más allá de los perceptible al ojo desnudo, muchas cosas pueden estar pasando en dimensiones más diminutas. 

Esto es especialmente cierto en las dependencias de la casa en las que hay más humedad, como el baño y la cocina.

Por lo tanto, cuando hablamos de limpieza, estamos hablando también de una palabra muy importante, que si no está incluida en la actividad de limpiar hace la gestión casi vana, y estamos hablando de la desinfección. 
Es por eso que aquí te damos varios consejos para la mejor higiene en tu hogar. 

• Las toallitas desechables y esponjas acumulan gérmenes de los alimentos y de las manos. Hay que lavarlas y sustituirlas frecuentemente. Éstas son un gran caldo de cultivo para los microorganismos, debido a que están siempre húmedas. Hay que lavarlas a menudo con productos desinfectantes.
• La preparación de los alimentos y su almacenaje hacen de la cocina uno de los focos de infecciones más importantes en el hogar, por lo que debes tomar estrictas medidas en su manejo.
• La tabla de cortar, mejor que sea de plástico que de madera, para evitar gérmenes.
• La nevera y el congelador hay que limpiarlos periódicamente con productos específicos. Usa recipientes cerrados herméticamente y separa los alimentos cocinados de los crudos.
• En el microondas deben mantenerse siempre limpio, tanto el plato giratorio como las paredes.
• El baño hay que limpiarlo cada semana sin falta, pues es un foco de infección, ya que su humedad crea un hábitat muy propicio para el desarrollo de microorganismos.
• Debemos prestar especial atención, además de a los sanitarios, a los grifos y las paredes.
• Las toallas deben cambiarse frecuentemente y no dejarse nunca arrugadas para que no proliferen los hongos.

• Protege tu cepillo de dientes de las bacterias con un estuche plástico o una capucha.
• Cambia los filtros del acondicionador regularmente, debido a que son un potente foco de dispersión de bacterias y alérgenos.
• Se debe llevar un control de la salud de nuestras mascotas desparasitándolas y vacunándolas periódicamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario