Buenavida

Ventajas de ejercitarse en la tercera edad


Por: Yelitza Santiago

La actividad física es un factor protector para el desarrollo de enfermedades crónicas y de discapacidad. Los ancianos son el grupo más sedentario. Estudios aseguran que la suplementación alimentaria y un programa de ejercicios mejoran la condición física y funcionalidad de este sector de la población. El principal problema radica en iniciar y mantener un programa de ejercicios.

Además, en múltiples estudios se ha demostrado que el ejercicio físico programado, contribuye a disminuir otros factores de riesgo y condiciones patológicas como:

  • Disminuir la tensión arterial sistólica.
  • Reducir la grasa corporal.
  • Mejorar el trabajo cardíaco.
  • Aumentar el consumo máximo de oxígeno.
  • Incrementar la sensibilidad a la insulina.
  • Mantener la masa muscular.
  • Mantiene los rangos articulares.
  • Aumenta la fuerza muscular.
  • Refuerza los músculos.
  • Estimula el crecimiento óseo.
  • Mejora el riego sanguíneo cerebral.

Además disminuye el riesgo de sufrir depresiones y ansiedad al llenar el tiempo libre; y evita el avance de la osteoporosis. Los deportes que implican cargar pesos son los que producen mayor remineralización ósea (natación, al vencer la resistencia que ofrece el agua; tenis, al mantener el peso de la raqueta). Para remineralizar el hueso son necesarias cargas intensas de ejercicio durante unos 30 minutos, de 3 a 7 días a la semana.



La Asociación Americana de Cardiología recomienda que las personas mayores hagan ejercicio al menos 30 minutos tres o cuatro veces por semana, uno 10 a 24 minutos para conseguir estar más cerca del nivel óptimo con cada sesión.

1 comentario:

  1. Con un trainning completo, podremos fortalecer cada uno de nuestros musculos. No debemos olvidar tener cuidado al practicarlos.

    ResponderEliminar